Del concepto a la creación: el Samsung Galaxy Fold

El Galaxy Fold ha dado inicio a un nuevo capítulo en la historia de los dispositivos móviles. Al aportar la capacidad de plegado a un smartphone, el objetivo de Samsung fue presentarles a los usuarios un campo completamente nuevo de posibilidades sobre lo que puede hacer su dispositivo.

La empresa comenzó la tarea de diseñar el dispositivo con la meta de aumentar la practicidad de la vida móvil de los usuarios, al considerar cómo un nuevo mecanismo de plegado, se ajustaría a las experiencias cotidianas de la personas. Conoce como el concepto se tornó en realidad.

Encontrar nuevos formatos

El Galaxy Fold presenta un factor completamente nuevo con su pantalla Infinity Flex, que brinda la experiencia de agarre más natural que se ha desarrollado para el usuario. El equipo de diseño del móvil empezó con lo más básico del ‘plegado’ y lo que esta acción significaba en la vida cotidiana. Se dieron la tarea de estudiar cómo diversas cosas se pliegan, despliegan y las ventajas que ofrece cada proceso de plegado.

El equipo trabajó muy de cerca con el equipo de ingeniería para encontrar el diseño más práctico y estéticamente agradable para un dispositivo plegable. Se construyó más de 1,000 prototipos utilizando una amplia gama de materiales, incluidos placas de espuma y diversos tejidos, y se decidió por un diseño de plegado hacia adentro.

Optimizar el tamaño y la proporción para la experiencia plegable

El Fold cuenta con elementos de diseño que ofrecen a los clientes una experiencia de usuario familiar y práctica a la vez. Al incorporar las nuevas tecnologías propietarias del dispositivo, desde la pantalla Infinity Flex hasta el gozne, la empresa desarrolló un diseño que garantizara la operación fácil con una sola mano, de experiencia cómoda y envolvente en pantalla completa.

La pantalla Infinity Flex del dispositivo, con 7.3 pulgadas de ancho desplegado, se diseñó de forma que ofreciera el tamaño óptimo para llevarla cuando está plegada. El gozne de plegado hacia adentro no solo brinda una sensación intuitiva y conocida de plegado, sino también ayuda a proteger la pantalla. Además, con un total de seis lentes en todo el dispositivo, los usuarios pueden tomar fotos independientemente de cómo estén sujetándolo.

El diseño delgado y ergonómico brinda a los usuarios un agarre cómodo. El tamaño y la proporción del dispositivo se ha optimizado para el uso con una o dos manos, en línea con los recursos singulares, como las multitareas que permite la Multi-Active Window. La parte posterior y frontal del dispositivo, cuando está plegado (o toda la parte posterior cuando está desplegado) tienen el mismo volumen, forma y dimensiones, con una distribución uniforme del peso entre el lado derecho e izquierdo, de forma que brinda una sensación equilibrada y natural al sostenerlo. Asimismo, la distribución del escáner de huellas digitales al lado del Galaxy Fold está alineado con la posición del pulgar del usuario, de forma que desbloquear el teléfono es tan intuitivo como desplegarlo.

Diseño preparado para el futuro, empaque ecológico

Con el fin de crear una apariencia impecable para la cubierta del dispositivo, desde la pantalla hasta el borde, Samsung aplicó un proceso sofisticado al marco de metal frontal.

Como toque final, el empaque en el que viene el Galaxy Fold se ha creado con materiales ecológicos: es el primer producto la compañía en el que esta opción se aplica por completo en el empaque. Otra característica pionera en un producto de la empresa es el diseño en varias capas de la caja, de manera que la experiencia de pantalla completa puede comenzar desde el momento en que el usuario abre la caja.