Vivimos en una era en la que todo el mundo quiere ser original. Podemos llevar el mismo celular que otro usuario, pero personalizando la funda y el menú, haremos que sea distinto y especial. Ante esta tendencia por ser únicos, surgen los famosos smartphones modulares, los teléfonos divididos en piezas (o bloques) que podemos personalizar como si estuviésemos haciendo un rompecabezas. De esta manera, aunque llevemos el mismo modelo de teléfono que nuestro vecino, puede que por dentro sea totalmente diferente.

Aunque esta idea no es nueva, las grandes compañías todavía no se han decido a desarrollar este tipo de modelos. Aun así, ya disponemos de algunos dispositivos en el mercado, tal y como el LG G5, el Motorola Moto Z de Lenovo y el finlandés Fairphone 2. Si hacemos una comparativa entre estos teléfonos, el LG G5 es el que tiene el diseño más sofisticado.

En principio vemos un dispositivo uniforme de metal, pero la magia comienza cuando sacamos su parte inferior extraíble para añadirle los distintos módulos. Es en ese punto es dónde vemos las mejores características del LG G5. En el resto de aspectos, el teléfono tiene una potencia notable, en especial por su cámara de 16 MP y la duración de su batería. Si quieres conocer a fondo todas las características del LG G5, entra en la web de T-Mobile. Por un tiempo limitado, puedes adquirir gratis una tablet LG con la compra del teléfono.

Los dos módulos principales con los que cuenta el LG G5 son el LG Hi-Fi Plus, ideado para mejorar la calidad del sonido gracias a su Hi-Fi DAC de 32 bits, y el LG Cam Plus, un complemento que añade opciones de fotografía y grabación de vídeo además de una batería adicional de 1.200 mAh. Más allá de los módulos mencionados, también tenemos la opción de agregar complementos como una cámara 360 grados o unas gafas de realidad virtual para disfrutar de videojuegos y aplicaciones.

El Moto Z es muy similar al anterior, pero parte con un precio más alto y sus módulos son más caros. Tanto el modelo LG como el de Motorola tienen el mismo procesador Qualcomm Snapdragon 820 de 4 núcleos y el sistema operativo Android 6.0 Marshmallow, por lo que su rendimiento es prácticamente igual. El Fairphone 2, por su parte, es el más ambicioso respecto a módulos, pero tanto en sus características internas como en su diseño pierde contra los otros dos. Es el aliado ideal si lo que queremos es un dispositivo personalizable y no nos importa invertir económicamente para mejorarlo.

Algunos teléfonos más, como el Eco-Mobius de ZTL, están por llegar. En este caso, las características no son todavía concretas, pero tendremos módulos para la memoria RAM, la CPU, la batería e incluso la cámara principal. Sin embargo, ante la reciente suspensión del Project Ara de Google, sigue la incógnita sobre si las grandes marcas acabarán por apostar por smartphones modulares. Tendremos que esperar al año que viene para verlo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here