Optimice el rendimiento de Windows 8

Le ofrecemos a continuación algunos consejos para optimizar el rendimiento de Windows 8. Como sistema operativo, es muy usado en todo el mundo, y pese a no ser perfecto (¿alguno lo es?), puede funcionar con velocidad y eficiencia si sabemos explotar sus virtudes.

Windows 8 es bastante rápido. De hecho, Microsoft cada vez mejora sus sistemas operativos y se está acercando bastante a lo que los usuarios le reclaman. No obstante, a veces se puede ralentizar y provocar problemas al usuario. Por eso queremos ofrecer algunos consejos para que usted optimice el rendimiento de Windows 8.

Pasos muy simples para optimizar el rendimiento de Windows 8

En primer lugar, tenemos un paso sencillo. Debemos desactivar todo tipo de animaciones y efectos. Si bien ofrecen una bonita visión del sistema, ralentizan y retrasan las verdaderas funciones de Windows. Mejorará mucho nuestra experiencia si las quitamos de en medio. Para ello, presionaremos la tecla “Windows” y escribiremos sistema. Posteriormente, elegiremos una opción llamada “Editar las variables de entorno del sistema”.

A continuación, pincharemos en la pestaña “Opciones avanzadas”, desde donde presionaremos “Rendimiento” y dentro de este, “Configuración”. Encontraremos una nueva pestaña llamada “Efectos visuales”. Ahí encontraremos todo tipo de personalización y efectos que podemos seleccionar o deseleccionar a nuestro antojo. Cuantos más quitemos, mejor andará el sistema. No obstante, si queremos evitar estos pasos, podemos seleccionar “Ajustes para obtener mejor rendimiento”, que desactivará todo absolutamente.

Muchas opciones adicionales

Otra buena opción para mejorar el rendimiento será el de gestión del os programas para iniciar con Windows. Cuantos más programas tenga que ejecutar Windows al encender el computador, peor funcionará. Para ello solo tenemos que hacer clic con el botón derecho del ratón sobre el botón de inicio y elegir Administrador de Tareas.

También lo puedes hacer con la combinación Ctrl+Alt+Supr y seleccionar Administrador de Tareas en el menú resultante. Una vez en él, seleccionamos la pestaña Inicio y deshabilitamos todos los programas que no deseemos iniciar cuando arranque Windows. Una vez estamos ahí, veremos muchos que no necesitamos ni son necesarios. Para saber cuánto consumen, lo podemos consultar en Impacto de inicio.

Con estos consejos optimizaremos el rendimiento de Windows 8 para convertir su navegación en algo placentero y divertido.

 

Imagen cortesía de HighTechDad (flickr.com), licencia CC BY

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here